Acratador 5 de enero de 2012

Motivos para enfadarse sobran, empezando el año 2012 con una reforma laboral en ciermes, con recortes en lo social, pero también con respuestas organizadas en la calle, aquí y allá.

También son tiempos de recordar que el nuevo gobierno está regalando por un lado dinero a la Iglesia a espuertas y por otro a las grandes eléctricas con su propuesta de mantener abiertas las nucleares.

Pero no faltamos a la cita contrainformativa, contando aquello que a algunos escuece.

Feliz 2012

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.