El Acratador 21/11/13

Tener memoria es sano, aunque vivamos tiempos en que la desmemoria selectiva se ha institucionalizado.
La memoria que nos lleva a recordar el advenimiento del fascismo y como se cobró su cosecha de víctimas, algunas de hace 70 años, pero otras mucho más recientes. Los torturadores, los asesinos siguen impunes y el silencio institucional es atronador.

Extractamos las intervenciones de un descendiente de víctimas de Uncastillo y de un abogado madrileño que trabaja en un proceso legal contra la impunidad.

También hablamos y opinamos sobre la avalancha mediática contra el anarquismo tras las detenciones de cinco libertari@s en Barcelona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.